¿Qué es la psicoterapia?

Entendemos la psicoterapia como una relación profesional que tiene como meta ayudar a la persona que consulta a realizar un cambio psicológico. Sabemos que los motivos que llevan a alguien a consultar pueden ser muy diversos: desde la indicación por parte del médico de la conveniencia de realizar una consulta psicológica, hasta ciertas problemáticas de la vida cuya resolución uno piensa que es difícil llevar a cabo sin la asistencia de un profesional. El profesional tiene como tarea central facilitar y promover dicho cambio psicológico dentro de un compromiso ético con las necesidades y posibilidades de cada persona.

Cuando una persona nos pide ayuda profesional para sus problemas o dificultades tenemos que considerar ante todo que esa persona es única, singular, y que la percepción que tiene de sus necesidades y problemas requieren que el profesional le ayuda a contextualizarlas, tanto en sus relaciones actuales como históricamente. Escuchar esa compleja realidad subjetiva que se encuentra expresada en el motivo de consulta forma parte central de la capacidad de escucha del clínico. El enfoque psicodinámico trata de profundizar y contextualizar la complejidad de este mundo personal e interpersonal.

Probablemente cada psicoterapeuta tiene su concepción de lo que es una terapia y, por lo tanto, es difícil de exponer una definición absolutamente consensuada. Sin embargo, existen algunos puntos de convergencia en el que pocos profesionales de la salud mental estarían en desacuerdo y, sobre los cuales, las investigaciones van arrojando cada vez más una nueva luz.

La psicoterapia busca a través de distintas técnicas y de un ambiente de respeto y de no enjuiciamiento, aliviar el sufrimiento quien consulta y buscar formas alternativas de funcionamiento y comportamiento que transformen el sufrimiento de quien busca ayuda.

Las investigaciones sobre la eficacia de las terapias han concluido que más allá del sexo del terapeuta, su edad, su contexto cultural de origen o la línea teórica que siga en su trabajo, lo que realmente influye en la capacidad de ayudar a sus pacientes son dos grandes factores:

  1. En primer lugar, la capacidad de promover un espacio donde ambos participantes se sientan suficientemente seguros para poder pensar juntos. Una psicoterapia es siempre un esfuerzo de encuentro entre dos personas en el cual una busca conocer y ayudar a la otra.
  2. En segundo lugar, es el grado de estudio y profundidad que el terapeuta tenga de su línea de trabajo. O, dicho de otro modo, podríamos decir que lo importante es que el terapeuta esté muy bien formado en la línea que ha escogido para orientar su trabajo clínico y psicoterapéutico.
El artículo ha añadido a favoritos. Le aconsejamos acceder a su cuenta o que se registre como usuario para visualizar desde cualquier dispositivo sus productos favoritos.. Regístrate, clic aquí . Accede a tu cuenta, clic aquí